El papel de los bancos verdes y las instituciones financieras de desarrollo en las inversiones climáticas

13.11.2021 | COP26

Durante este evento de dos paneles se destacó el papel que los diferentes modelos institucionales como los bancos verdes juegan para ayudar a movilizar inversiones para lograr las contribuciones determinadas a nivel nacional de los países.


El evento mostró el progreso en mercados desarrollados y emergentes que son pioneros en innovación institucional nacional en financiación climática. También destacó las lecciones aprendidas y las historias de éxito de los bancos verdes existentes que están relevante para los países de todo el mundo.

Los oradores coincidieron en que se necesitan instrumentos financieros innovadores y alianzas que promuevan la apropiación de los países para ampliar las inversiones privadas que sean capaces de canalizar la financiación climática hacia proyectos resilientes al clima infraestructura, implementar tecnologías de energía limpia, utilizar capital del sector privado y cambiar el flujo de capital hacia inversiones alineadas con el clima y lejos de los combustibles fósiles.

En el primer panel los oradores expusieron sobre el impacto que han tenido los bancos verdes existentes en la movilización de inversiones y el desbloqueo de mercados

Jules Kortenhorst, CEO de RMI, presentó la plataforma Green Bank Design y destacó la necesidad de movilizar a gran escala la financiación público y privada para desbloquear las inversiones que son necesarias para alcanzar el cero neto para 2050. Kortenhorst destacó la necesidad de rediseñar arquitectura financiera y canalizar la financiación climática a gran escala en aquellos lugares donde es más necesario, como son los mercados emergentes y los países en desarrollo. En este sentido, consideró que se necesitarán más esfuerzos durante los próximos años y que la reforma institucional financiera necesita hacer del acceso a la financiación climática algo mas simple, ya que tiene un gran potencial para movilizar no solo finanzas internacionales, sino también las finanzas nacionales, el capital nacional, y el ahorro interno.

Raphaelle Vallet, de Green Investment Group – Macquarie, planteó que con respecto al papel de las finanzas para llevarnos al net zero no hay suficiente capital público para respaldar todos los proyectos y las modernizaciones que se necesitan. Según su mirada, existe una brecha de habilidades en el sector público para emprender la tarea, y una brecha de confianza desde el sector privado.

Manish Chourasia, Managing Director de Tata Cleantech Capital Limited, contó el caso de esta empresa financiera no bancaria de la India que financia sectores como la energía solar a gran escala, proyectos de biomasa, eficiencia energética, y movilidad eléctrica. También explicó que cuando se trata de financiación climática es muy importante crear un ecosistema. “La razón más importante por la que los bancos verdes son indispensables es el hecho de que pueden crear un ecosistema, pueden traer a los desarrolladores, a los compradores y pueden jugar un papel proactivo en la redacción de los contratos”, afirmó.

Ian Learmonth, CEO de Australian Clean Energy Finance Corporation, explicó las claves del éxito de la institución, a la que definió como “el banco verde más grande del mundo”, el cual se dedica a facilitar flujos de capital hacia las energías renovables, la eficiencia energética y las tecnologías de bajas emisiones.

Eilidh Mactaggart, CEO de Scotland National Investment Bank, explicó que la misión principal de la institución es la emergencia climática y lograr el cero neto en inversión. Además, agregó que tienen la misión que abordar temas de desigualdad e invertir en innovación y fomentar la crecimiento de la economía en Escocia en el marco de la búsqueda por el cero neto. Destacó el papel que tiene la innovación al momento de pensar soluciones ambientales en un país con una gran cantidad de recursos naturales.

Craig Weise, Chief Executive de New Zealand Green Investment Finance, destacó el valor que tiene afrontar el tema desde un mercado pequeño como Nueva Zelanda, y la importancia que tiene que un banco verde esté desvinculado de los gobiernos estatales. “ La naturaleza de los gobiernos es que cambian y tienen diferentes prioridades. En cambio, la naturaleza del clima es un desafío duradero y
necesita una institución enfocada que pueda abordarlo en el tiempo”, explicó.

En el segundo panel se debatió sobre la oportunidad para las iniciativas emergentes para movilizar la inversión privada y canalizar el financiamiento climático.

Juan Ketterer, Jefe de la División de Mercados de Capital e Instituciones Financieras del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), explicó que ahora “es el momento de escalar”. Sin embargo planteó que ello requiere contar con recursos que en la actualidad son escasos en el sector público, con lo cual hay que atraer capital privado. Considera que existen dos formas de hacerlo: reduciendo el riesgo o aumentando el rendimiento.

Manish Bapna, Presidente & CEO de Natural Resources Defense Council, consideró que para promover las finanzas verdes “en última instancia seremos juzgados por si se entrega o no dinero sobre el terreno y conduce a proyectos reales que den como resultado mejoras reales para la gente”. Para Bapna, los bancos verdes deben tener mandatos claros sobre el clima y el desarrollo sostenible. Además, considera que hay que mirar a estas instituciones no solo como prestamistas de finanzas, sino como catalizadores de programas reales. También hizo hincapié en la necesidad de ser claros acerca de los roles y responsabilidades de los diferentes tipos de instituciones para que haya complementariedad.

Sergio Gusmão Suchodolski, CEO del Banco de Desenvolvimento de Minas Gerais & Vice Presidente, Latinoamérica de Association of Development Financing Institutions, contó el proceso de debida diligencia que los ayudó a  reexaminar su cartera, y cómo usaron su plataforma digital para proporcionar financiación para pymes, para municipios, y para proyectos de energía renovable.

Olympus Manthata, Head of Climate Finance del Development Bank of Southern Africa, coincidió con la idea de que los recursos públicos solos no son suficientes y llamó a aprovechar la inversión privada. Explicó cómo fue el camino transitado con los bancos comerciales, y el debate que se plantearon entre construir un banco verde desde cero o incubarlo dentro de una institución ya existente.

 

Añadir nuevo comentario