Sobre este contenido

"Muchos empresarios latinoamericanos están muy lejos de los graves problemas de su entorno"

07.05.2018 | Negocios Inclusivos y Sociales

CODESPA es una entidad pionera en el desarrollo de programas de lucha contra la pobreza en alianza con el sector privado basados en la filosofía de los negocios inclusivos. Aunque su sede central está en España ha desplegado una amplia presencia territorial en América Latina. En esta entrevista con Teresa González Barreda, Responsable de Empresa y Desarrollo en el Área Investigación, Innovación Social de CODESPA analiza el panorama de los negocios inclusivos en la región y reflexiona sobre los nuevos paradigma de intervención empresaria en la cuestión social.


¿Cómo han evolucionado los negocios inclusivos en el mundo y qué los distingue de los negocios con impacto social de los que se habla actualmente?

Los negocios inclusivos han evolucionado a lo largo de los años. En un primer momento el término hacía referencia a aquellos negocios que incluían como clientes consumidores a los 4.500 millones de personas que viven con bajos ingresos en países en vías de desarrollo, segmento conocido también como base de la pirámide. La idea era ofertar a estas personas productos y servicios, muchos de ellos de primera necesidad, a los que hasta entonces no habían tenidos acceso, a través de diferentes estrategias de mercado (adaptar productos existentes, reducción del precio de venta, rediseño del packaging y extensión de la distribución) con el objetivo último de mejorar sus condiciones de vida. Este modelo de negocio causó en un primer momento mucho interés de parte de las grandes corporaciones pues se trataba de la posibilidad de acceder a un mercado de consumidores valorado en muchos millones de dólares. 

Desde algunos sectores fueron duramente criticados.

No tardaron en surgir críticas relacionadas con la idea de hacer “negocio de los pobres”, exclusivamente en lugar de llevar a cabo modelos de negocio que contribuyeran a erradicar la pobreza en las comunidades de bajos ingresos. Tras un periodo de implementación de proyectos pilotos, el sector privado ha entendido que para que estos modelos sean exitosos resulta imprescindible trabajar con este segmento de la población de forma colaborativa, generar verdadero valor para ellos y no verles exclusivamente como consumidores sino como aliados estratégicos (proveedores, distribuidores, empleados y por supuesto también clientes). Una vía es co-crear las intervenciones y modelos de negocio de manera conjunta junto a ellos y otras organizaciones (gobiernos locales, ONG, proveedores de servicios…).

Hoy se habla de negocios inclusivos de diversas maneras, ¿cómo lo definen ustedes?

CODESPA define los negocios inclusivos como iniciativas comercialmente viables en los que una organización incluye a población vulnerable en su cadena de valor habitual, ya sea como proveedores y/o distribuidores y/o empleados y/o clientes. El objetivo de los negocios inclusivos es incluir en la economía a población en situación de pobreza o vulnerable de forma equitativa y beneficiosa para ellos, por lo que pueden darse también en países desarrollados.

¿Y qué sería un negocio con impacto social?

Para nosotros el término negocios con impacto social, representa un término mucho más amplio que el de los negocios inclusivos. Los negocios con impacto social representan el conjunto de fórmulas que tiene el sector privado de contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Estas fórmulas se concretan en tres grandes grupos: 1) Cuando la empresa genera impacto social a través de su negocio, integrando en su actividad estrategias que simultáneamente crean valor de negocio y social en la mejora de las condiciones laborales, protección medioambiental, etc. Un segundo enfoque es cuando la empresa genera valor a través de su acción social, donaciones a causas sociales,  o contribución de más larga duración a través de líneas claramente establecidas  y un último encuadre es en el que  la empresa a través del lobby moviliza a otras organizaciones para contribuyan a determinada causa social.

Los negocios inclusivos representan una fórmula que se encuadra dentro de las que generan valor social a través de la propia actividad económica/ negocio de la empresa. Son una fórmula más dentro de los negocios que generan impacto social, eso sí con mucho potencial de impacto y escala.

¿Cómo han impactado los ODS en la agenda de los negocios inclusivos?

La nueva Agenda de Desarrollo Sostenible representa una completa hoja de ruta para lograr que todos los sectores de la sociedad avancen hacia un modelo de desarrollo más inclusivo y sostenible a través de los objetivos y metas que en ella se definen. En concreto, el Objetivo 8 establece la necesidad de promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible para todos y se destaca el papel fundamental que juega el sector privado en su consecución. 

De manera casi permanente, la empresa define sus productos y cadenas de valor para satisfacer necesidades sociales y a su vez, generar mayores ingresos. En este proceso, la empresa puede promover la incorporación de colectivos vulnerables en sus procesos de creación, captura y distribución de valor económico. 

¿Por qué el Cambio Climático tiene impacto en la cuestión social y en la lucha contra la pobreza?

La solidez de la información científica sobre el Cambio Climático y su impacto ha aunado a la comunidad internacional en torno a la urgencia de actuar para reducir y enfrentar las consecuencias que el CC va a suponer para el planeta y la humanidad en su conjunto.

Esta necesidad de actuación se plantea de manera más crítica si cabe para los millones de personas que viven en situación de pobreza en los países en desarrollo en dónde los efectos del CC se hacen más acuciantes. Estas amenazas y riesgos afectan muy particularmente a las comunidades rurales, especialmente a aquellas  que trabajan en el sector agropecuario. A este sector pertenecen pequeños productores o microempresarios de comunidades rurales dónde los efectos adversos del cambio climático afectan de manera extrema y demoledora. La generación de ingresos de estos productores y sus familias está vinculada en su mayoría al sector agropecuario que, por su naturaleza y características, está expuesto y es totalmente dependiente de la creciente variabilidad climática y las manifestaciones más drásticas del Cambio Climático.

La urgencia para adoptar medidas que permitan a estas poblaciones abordar y adaptarse a los efectos  se hace más contundente cuando se constata que lo que está en juego es su misma subsistencia. Integrar por tanto la lucha contra el cambio climático en las estrategias de reducción de la pobreza y de desarrollo sostenible se hace por tanto imprescindible.

¿Cómo evalúan desde CODESPA la evolución de los voluntariados corporativos? ¿Han pasado de moda? ¿Han hecho algún aporte?

Poco a poco las empresas han ido tomando conciencia de la enorme cantidad de beneficios que reportan los programas de voluntariado corporativo (VC). EL VC representa el espacio para la conexión social entre empresa y empleados en el que, al implicarse juntos en un objetivo solidario, defienden unos valores que fortalecen a los profesionales y a la organización.

EL voluntariado corporativo no ha pasado de moda. Todo lo contrario. Cada vez son más el número de empresas que incorporan programas de VC en sus estrategias de RSC. Se ha demostrado que el VC mejora el clima organizacional, la imagen corporativa y la retención del talento, además, los empleados, en el desempeño de este tipo de actividades refuerzan y/o desarrollan nuevas habilidades y competencias.

En los últimos años los microcréditos han recibido críticas sobre su verdadera utilidad como herramienta para combatir la pobreza ¿Cómo lo ven desde CODESPA?

Nosotros lo tenemos claro, el microcrédito no es bueno ni malo en sí mismo, se trata de un instrumento y como tal, todo depende de uso que se haga de él. El crédito puede ser un instrumento muy valioso para apoyar a personas que desean emprender un negocio y necesitan contar con un capital inicial del que no disponen, también para atender un imprevisto o necesidad, o financiar las necesidades de inversión recurrentes en cualquier negocio. Sin embargo, su uso abusivo puede dar lugar a situaciones dramáticas como las que hemos conocido en los años recientes.

¿Y por qué las críticas?

Todos sabemos que existen organizaciones de microfinanzas que hacen mal uso a través de la utilización de tasas de interés desmedidas u otorgando al cliente montos que están por encima de su capacidad de pago. Se requiere una responsabilidad real tanto de parte de las instituciones financieras como de las personas que lo solicitan. Desde Codespa llevamos años trabajando en este campo y lo hacemos con diferentes fórmulas, buscando siempre la profesionalización y la responsabilidad en el buen manejo de este instrumento. 

Creemos que todavía existe mucho discurso en torno a propuestas de contribución a un desarrollo más sostenible y poca concreción en verdaderos proyectos de valor compartido que busquen la prosperidad de todas las personas y del planeta.

¿Observan que las empresas han incorporado enfoques de desarrollo estratégico o perdura el encuadre filantrópico?

Ya ha pasado la etapa en la que se dudaba si la empresa tenía cabida en la lucha contra la pobreza. Hoy no se cuestiona que empresas y organizaciones sociales puedan trabajar juntas para acabar con esta gran lacra. De manera creciente, la sociedad espera y pide al sector empresarial que se implique, ponga en juego sus capacidades y recursos, y ejecute su negocio con actitudes sociales y medioambientalmente responsables. Poco a poco y de manera progresiva se observa cómo la empresa va tomando conciencia de este importante rol dejando a atrás enfoques de carácter filantrópico.  Sin embargo, creemos que todavía existe mucho discurso en torno a propuestas de contribución a un desarrollo más sostenible y poca concreción en verdaderos proyectos de valor compartido que busquen la prosperidad de todas las personas y del planeta.

¿Cómo trabajan este enfoque desde su organización?

En nuestra particular visión de qué es el desarrollo, hemos sido una entidad pionera en España en promover la participación del sector privado, en iniciativas de lucha contra la pobreza en países en desarrollo. Trabajamos estableciendo alianzas con aquellas organizaciones empresariales que buscan un mayor compromiso, con la resolución de los graves problemas sociales que afectan a la humanidad. Uno de nuestros proyectos más importantes actualmente es el Observatorio Empresaria contra la Pobreza. En este Observatorio participan algunas de las empresas más grandes de España y tiene como objetivo qué el sector privado empresarial maximice su potencial de contribución a la lucha contra la pobreza. Queremos que el Observatorio sea un espacio de inspiración que mueva a las empresas a la acción.

¿Cómo ven el desarrollo de los negocios inclusivos en América Latina?

Latinoamérica presenta un contexto idóneo para el desarrollo de negocios inclusivos, pero queda muchísimo por hacer. Muchos países se encuentran en fase de crecimiento, pero persisten enormes bolsas de pobreza y la desigualdad crece. Las empresas que operan en Latinoamérica tienen una enorme oportunidad de repensar y valorar las relaciones con su entorno, su mercado potencial, sus cadenas de suministro, sus propios trabajadores. La mayor parte de las empresas latinoamericanas tienen a personas vulnerables entre sus grupos de interés. Se han preguntado ¿qué pueden hacer para contribuir a su mejora y bienestar? ¿cómo eso también les beneficiaría como empresas? 

¿Y qué se puede hacer para acelerar esa contribución?

Hay infinitas oportunidades para mejorar la vida de los millones de latinoamericanos que viven en condiciones de pobreza si las empresas se interesaran por explorar, qué oportunidades tendrían de generar valor a través de los negocios inclusivos. Estamos viendo ejemplos muy interesantes de empresas que operan en algunos sectores, como el agroindustrial, que se preocupan por desarrollar las capacidades de los pequeños productores con los que trabajan; ejemplos de empresarios que dan un paso adelante para generar oportunidades de empleo digno para los jóvenes más vulnerables…Pero seguimos percibiendo que muchos empresarios latinoamericanos están muy lejos de los graves problemas de su entorno que, al mismo tiempo, les afectan muy de cerca. Resolverlos verdaderamente contribuiría de manera sustancial a mejorar la competitividad y la riqueza de todo el continente. Sin duda pensamos que queda muchísimo por hacer y que la oportunidad que existe es apasionante. Ojalá pudieran darse cuenta.

Añadir nuevo comentario