Acusan a BlackRock de no cumplir su promesa de desinversión en combustibles fósiles

20.01.2021 | Inversores

Un año después de que el director ejecutivo de BlackRock, Larry Fink, prometiera que la sostenibilidad estaría en el centro de las decisiones de su cartera de inversión, un informe realizado por las ONG Reclaim Finance y Urgewald ha revelado que la compañía sigue teniendo intereses vinculados al sector del carbón, con participaciones que rondan los U$$ 85 mil millones.


Reclaim Finance y Urgewald piden que BlackRock intensifique de inmediato la ambición de su política de carbón, que actualmente cubre, según dichas ONG, solo el 17% de la industria del carbón y se aplica a menos de un tercio de los activos totales de BlackRock bajo administración.

El objetivo del reclamo es que BlackRock deje de invertir en empresas que planean desarrollar nuevos proyectos de producción de carbón, pero también de petróleo y gas.

Un año después, es difícil ver el compromiso de sostenibilidad de Larry Fink como algo más que un greenwashing. Si realmente quiere que BlackRock sea un líder climático, debe comenzar a alinear las palabras ecológicas con acciones y dirigir el increíble poder financiero de BlackRock hacia un futuro sostenible. Después del año más caluroso registrado, lo mínimo para BlackRock es dejar el carbón de una vez por todas", dice Lara Cuvelier, activista de inversiones sostenibles en Reclaim Finance.

Los argumentos del reclamo

La investigación de Reclaim Finance denuncia que, a pesar del compromiso de BlackRock de abandonar las inversiones en carbón térmico, todavía se invierten 85.000 millones de dólares en activos administrados por BlackRock en la industria del carbón.

Según Reclaim Finance y Urgewald, la exclusión de BlackRock de las empresas mineras que generan más del 25% de sus ingresos a partir de la producción de carbón es ampliamente incompleta, ya que cubre solo una fracción de la industria del carbón. Permite al administrador de activos invertir en algunos de los mayores productores de carbón del mundo, como Adani, o los mayores productores de CO2 de Europa, RWE y AES. Además, las inversiones en empresas de carbón que tienen planes de expansión, como Sumitomo o KEPCO, superan los 24.000 millones de dólares. Entre estos, BlackRock apoya a las empresas con planes para construir nuevas plantas de energía que aumentarían la capacidad en 241 GW acumulativos, o más de tres veces la capacidad de energía de carbón de Alemania y Polonia combinadas.

Más importante aún, agregan Reclaim Finance y Urgewald, es que la política de carbón de BlackRock no se aplica a los fondos indexados y ETF, que representan más de U$$ 5 billones de los U$$ 7,8 billones que administra la empresa. El análisis de las tenencias de BlackRock muestra que el dinero fluye sin ninguna restricción al sector del carbón a través de sus fondos indexados, incluidas las empresas que no pueden acceder a sus fondos activos, como PGE o Coal India. Además de la política de carbón débil adoptada para sus activos activos, los fondos pasivos de BlackRock también son una amenaza para la descarbonización siempre que estén creciendo sin criterios de exclusión sólidos.

Para excluir efectivamente la industria del carbón, BlackRock debería eliminar a todas las empresas que planean expandir la infraestructura de carbón existente o construir una nueva. Como mínimo, las empresas con una participación del carbón en los ingresos del 20% y una participación del carbón en la producción de energía del 20% deberían excluirse de las carteras de BlackRock. Por último, BlackRock debe definir una fecha de eliminación concreta para todas las inversiones en carbón", dice Katrin Ganswindt, activista financiera en Urgewald.
 

One Year on Black Rock Still Addicted to Fossil Fuels by ComunicarSe-Archivo on Scribd

Añadir nuevo comentario