Packaging Sustentable

Con el apoyo de

Sobre este contenido

El plástico de los océanos como materia prima

14.01.2020 | Packaging Sustentable

Un estudio publicado recientemente revela que a pesar de la mayor conciencia ambiental sobre el problema del plástico, los consumidores consideran que es más fácil tirar las botellas que reciclarlas. Estos datos son coincidentes con la emergencia a la que se enfrentan los océanos, la cual obliga a las sociedades a pensar soluciones que cambien la lógica en la que hoy se encuentra el planeta. En esta nueva entrada para el Hub sobre Packaging Sustentable presentamos una tendencia que puede brindar respuestas desde la innovación: las empresas que comienzan a tratar al plástico marino no como basura sino como materia prima de nuevos productos que no resignan ni la calidad ni sus condiciones estéticas.


En la industria de la indumentaria ya es una realidad para la ropa deportiva y marcas de lujo

Uno de los casos paradigmáticos en la industria de la moda es el de Adidas, empresa que en 2015 selló una alianza con la organización ambientalista Parley for the Oceans mediante la cual se comprometió a utilizar como materia prima los desechos plásticos que son recuperados de las playas antes de que lleguen a los océanos.

El acuerdo entre ambas instituciones permitió que mediante el proceso que se pone en práctica, los residuos plásticos reciclados se conviertan en un hilo que se transforma en un componente clave del material utilizado en los productos de la marca deportiva, como por ejemplo las camisetas de los equipos de fútbol FC Bayern Munich y Real Madrid, o las que en su momento usó el tenista Alexander Zverev en el Abierto de Australia.

Hasta ahora los resultados vienen siendo alentadores: la empresa informa que en 2018 produjo más de cinco millones de pares de zapatos con residuos plásticos reciclados y para 2019 se plantearon como meta duplicar esa cifra.

"Con los productos Adidas hechos de plástico reciclado, ofrecemos a nuestros consumidores un valor agregado real más allá del aspecto, la funcionalidad y la calidad del producto, porque cada zapato es una pequeña contribución a la preservación de nuestros océanos. Después de un millón de pares de zapatos producidos en 2017 , cinco millones en 2018, planeamos producir once millones de pares de zapatos que contienen plástico marino reciclado en 2019", expresó Eric Liedtke, miembro del directorio Adidas y responsable de las marcas mundiales.

Pero esta técnica no se limita solamente a ropa deportiva. En 2018 Polo Ralph Lauren presentó The Earth Polo, una remera hecha de botellas de plástico recicladas y teñidas con un proceso sin agua. Según informa la compañía, cada Earth Polo está hecha de un promedio de 12 botellas de plástico. La expectativas de la empresa con este producto son altas, ya que se han comprometido a eliminar 170 millones de botellas de plástico de vertederos y océanos para el año 2025.

"Ralph Lauren se comprometerá a eliminar al menos 170 millones de botellas de los vertederos y los océanos, y convertirá el uso de todas las fibras de fibra virgen en fibra de plástico reciclada para 2025. Los desechos plásticos son un problema importante que amenaza el medio ambiente. Queremos ser parte de la solución y utilizar un enfoque innovador para crear algo valioso", dijo David Lauren, director de innovación.

El Earth Polo se produce en asociación con First Mile, una organización con una misión global centrada en la sostenibilidad y el impacto social positivo. First Mile trabaja con empresarios en comunidades de bajos ingresos para recolectar botellas de plástico reciclables, que luego se procesan a través de un programa de fabricación único y ecológico y se convierten en hilo de alta calidad y, en última instancia, en tela.

Otro caso vinculado a la industria de la confección, pero relacionado a productos para el hogar, es el caso de IKEA que en junio de 2019 anunció el lanzamiento de una colección elaborada con plásticos recogidos en costas españolas. Formada por manteles, fundas de cojín y una bolsa, estará disponible en España e Italia en febrero de 2020 y previsiblemente en el resto de los países donde opera a partir del próximo año.

Se trata de una iniciativa puesta en marcha por el Grupo Ingka que sitúa a España como mercado pionero, al tratarse de un proyecto piloto cuya dinámica podría ser llevada más tarde a otros países del mundo.

El proyecto se desarrolla en colaboración con Seaqual, una iniciativa que colabora con pescadores, ONG, comunidades locales y autoridades para limpiar los océanos de residuos marinos. Está formada por hasta 1.500 pescadores españoles que además de este trabajo, dedican tiempo y esfuerzo a recoger los plásticos del mar. Estos se procesan después hasta convertirlos en la materia prima con la que IKEA, y más concretamente Inma Bermúdez, diseñadora española de IKEA, ha creado la colección MUSSELBLOMMA.

"Queremos ayudar a que las personas sean más conscientes sobre el problema de la gran cantidad de residuos plásticos de nuestros océanos. Es una obligación de todos ser responsables cada día", afirma Inma Bermúdez.

"En IKEA queremos trabajar e involucrarnos en proyectos de limpieza de contaminantes plásticos en los océanos y prevenir de manera proactiva este tipo de contaminación. MUSSELBLOMMA es el primer paso de IKEA en utilizar el plástico del océano en productos y transformarlo en una materia prima para el futuro. Actualmente estamos valorando distintos proyectos alrededor del mundo para ampliar este trabajo en colaboración con ONG, socios y proveedores", afirma Caroline Reid, directora de Desarrollo Sostenible en Ofertas y Suministros de IKEA.


Envases que vuelven a ser envases a partir del plástico de los océanos

En los últimos tiempos hubo varias empresas que presentaron casos innovadores en sus rubros y que son una clara apuesta a futuro.

En 2019, por ejemplo, SC Johnson lanzó la primera botella de plástico 100% reciclada para artículos de limpieza mediante la utilización de plástico recuperado del océano para las botellas de su marca Windex destinada a la limpieza de vidrios.

Se trata de una campaña contra la contaminación de los océanos que ofrece 8 millones de botellas hechas 100% con plástico reciclado, libre de tóxicos y crueldad animal. Las botellas Windex Vinegar Ocean Plastic son una oferta diaria, y están disponibles en tiendas minoristas de América del Norte como Target y Walmart.

"La botella de Windex es solo una de las muchas formas en que no solo brindamos soluciones para combatir la contaminación del océano, sino que tomamos medidas para hacer que estas soluciones se conviertan en realidad", dijo Fisk Johnson, Presidente y CEO de SC Johnson.

Este producto es innovador y, a diferencia de todo lo demás en el mercado, ya que incluye plástico social reciclado, obtenido por Plastic Bank de Haití, Filipinas e Indonesia, que no solo ayuda al medio ambiente sino que también proporciona beneficios sociales a las personas que viven por debajo de la pobreza. Bajo este programa, la compañía ahora está creando programas de reciclaje como parte de la solución para detener el plástico marino y abordar la pobreza al mismo tiempo. El programa está diseñado para educar sobre el reciclaje y lograr que las personas convivan y usen el plástico de manera responsable. Cada botella representa una nueva fuente de ingresos u oportunidad económica para los participantes del programa.

Otro caso es el de la empresa Henkel, que en 2018 se unió a la asociación Waste Free Oceans para eliminar los desechos plásticos de los océanos y convertirlo en envases reciclables. Los materiales se están utilizando para fabricar botellas para la marca de ropa Lovables de la compañía. Las botellas Lovables están hechas de material 100% reciclado, y la marca tiene como objetivo incluir arena reciclada de plástico marino de Waste Free Oceans en más de un millón de botellas.

"Juntos, podemos eliminar una cantidad significativa de plástico del medio ambiente, a la vez que mejoramos la conciencia del consumidor sobre la basura de plástico marino y la necesidad de proteger mejor nuestros océanos y ríos", dice el Prof. Dr. Thomas Müller Kirschbaum, Jefe de Investigación y Desarrollo Global en la unidad de negocio de Home Care de Henkel.

En el rubro de las bebidas de consumo masivo, Coca-Cola presentó en España, a fines de 2019, su primera botella fabricada a partir de plásticos recuperados del mar y luego reciclados apta para su uso en alimentación y bebidas. Según información publicada por Journey, gracias a dicho proceso se han conseguido fabricar alrededor de 300 botellas utilizando un 25% de plástico reciclado procedente de fondos marinos y costas españolas y portuguesas. La técnica se basa en procesos altamente innovadores que descomponen los elementos del plástico y eliminan las impurezas del PET muy degradado, para después convertirlo en plástico de gran valor.

Este prototipo de botella es el resultado del trabajo conjunto llevado a cabo por Ioniqa Technologies, Indorama Ventures, el proyecto Mares Circulares de Coca-Cola en España y The Coca-Cola Company. Aunque esta revolucionaria forma de reciclar está todavía en sus fases iniciales, a corto plazo estas mejoras serán llevadas a escala comercial por Coca-Cola, utilizando los canales actuales de reciclaje e incluyendo plástico que anteriormente no era reciclable. A partir de 2020, Coca-Cola prevé extender dichos logros a otras botellas de su portafolio de bebidas.

Bruno van Gompel, Director Técnico y de Cadena de Suministro de The Coca-Cola Company para Europa Occidental, destaca el potencial de la tecnología actual: “Las nuevas tecnologías de mejora del reciclaje son enormemente prometedoras no solo para nosotros, sino también para la industria y la sociedad en general. Aceleran la perspectiva de una economía circular para el plástico y, por eso, estamos invirtiendo en ellas. A medida que comiencen a ser utilizadas a mayor escala, veremos como todo tipo de plástico puede volver a ser usado como si fuera nuevo una y otra vez, evitando que grandes cantidades de residuos lleguen a incineradoras y vertederos”.

En opinión de Tonnis Hooghoudt, CEO de Ioniqa Technologies, empresa holandesa detrás de estas nuevas tecnologías de mejora del reciclaje: “Estos avances tendrán un impacto a nivel global. Al trabajar con Coca-Cola e Indorama para producir esta botella, nuestro objetivo es mostrar lo que la tecnología puede ofrecer. Nuestra nueva planta ya está operativa y estamos incorporando esta tecnología a escala. Al hacerlo, nuestro propósito es eliminar por completo el concepto de ‘plástico de un solo uso’ y los residuos plásticos”.

En el rubro de la tecnología, Dell y HP han innovado también en este sentido. En 2018 Dell creó la primera cadena de suministro global de plásticos del océano de escala comercial, la cual cuenta con el apoyo de ONU Medio Ambiente. Gracias a esta iniciativa la compañía tecnológica utiliza el material recuperado de las playas, los canales y las áreas costeras como parte de un nuevo sistema de empaque para la laptop 2-in-1 XPS 13 en todo el mundo. Este proyecto piloto inicial comenzó con la extracción de 16.000 libras de plásticos del océano.

El funcionamiento es el siguiente: recolectores emprendedores, grupos de voluntarios y organizaciones profesionales de reciclaje recogen los plásticos, que luego varios procesadores de desechos agrupan y clasifican. Después de que los plásticos pasan por el procesamiento y refinamiento (para garantizar un suministro limpio), Dell mezcla el plástico del océano con otros plásticos reciclados en una proporción de 1:3. Realizar esta mezcla garantiza que las impurezas de los plásticos del océano no afecten la calidad ni la composición química del plástico final. La resina se elabora a partir de plásticos con contenido reciclado, donde un 25 % corresponde a plásticos del océano. La mezcla luego se moldea en bandejas que se estampan con la ilustración y el símbolo de reciclaje.

Por su parte, HP anunció que 12 millones botellas de plástico recogidas en Haití comenzaron a ser recicladas en nuevos cartuchos de tinta originales HP, lo que equivale a 250 toneladas de plástico que no se desecharán en el mar Caribe. Para ello, se asoció con Thread International y First Mile Coalition, lo que sumado a una cadena de suministro de plásticos totalmente operativa con materiales provenientes de recolectores en Haití, ha permitido crear más de 600 oportunidades de ingresos para adultos en el país.

"Mientras que HP ya ha demostrado su compromiso con el impacto sostenible al eliminar los plásticos del océano y reutilizarlos en sus productos, creemos firmemente en el poder de la colaboración. Tenemos la responsabilidad de tomar las medidas críticas necesarias para reducir la contaminación plástica. La colaboración dentro y entre las industrias es uno de esos pasos críticos", afirma Stuart Pann, Jefe de Cadena de Suministro de HP.

Por último, dentro de la industria del consumo masivo se ha destacado el caso de P&G, empresa que en 2019 lanzó la primera botella reciclable de shampoo fabricada con plástico recolectado de playas de Latinoamérica. Se trata de la marca Head & Shoulders, cuyo lanzamiento se realizó en noviembre en las principales sucursales de Carrefour en una edición limitada. Estos nuevos envases incluyen hasta un 20% de material reciclado, excluyendo la tapa.

Para poner en práctica el proyecto se unieron a los expertos en el reciclaje TerraCycle, SUEZ y QCP. Para la producción de esta botella, se necesitó un aproximado de 22,000 Kg de materia prima recolectada por voluntarios en playas Latinoamericanas, que luego fue transformada en un plástico de alta calidad.
 

Los beneficios colaterales de pasar de la lógica lineal a la circular

Los casos mencionados nos muestran cómo a través de la innovación algo que hoy es un problema (los plásticos en los océanos) puede ser parte de la solución (al ser utilizados como materia prima de otros productos). A ello hay que sumarle los beneficios sociales que significan las oportunidades de inclusión de los sectores que participan de esta nueva cadena de valor por medio de la recolección y el reciclado.

Además, otro de los beneficios son los que menciona el informe La Perspectiva de los Recursos Mundiales 2019, elaborado por el Panel Internacional de Recursos, el cual indica que se necesita pasar de los flujos lineales a los circulares a través de una combinación de ciclos de vida útil prolongados, diseño y estandarización inteligentes de productos, y la reutilización, el reciclaje y la refabricación. El informe afirma que si se implementan las medidas recomendadas se podría incluso acelerar el crecimiento económico y lograr a modelos económicos compatibles con la meta climática de 1.5 ° C.

(Fotografía: Pixabay)

Añadir nuevo comentario