Por la deforestación en Amazonas

Fondo nórdico elimina al frigorífico más grande del mundo de su cartera

03.08.2020 | Inversores

El fondo inversor de banco Nordea anunció el retiro de sus activos del grupo brasileño JBS, el mayor frigorífico de carne vacuna, acusado por ONG y por la justicia de estar vinculado a la deforestación de la Amazonía y a otros escándalos.


Nordea Asset Managment explicó en un comunicado que la decisión fue tomada por su comité de inversiones y qui implica retirar unos 40 millones de euros de JBS. El capital total del fondo nórdico es de 230.000 millones de euros.

Entre las razones de la decisión se encuentra:

- Cinco condenas por transferir reses de una hacienda con litigios ambientales a otra para poder vender la carne.

-  la respuesta de JBS a la pandemia de coronavirus en sus mataderos

- escándalos de corrupción y a "falta de compromiso" con la sustentabilidad. 

"Es con gran preocupación que observamos la tendencia de crecimiento de la deforestación en Brasil. Estamos preocupados con el impacto financiero que la deforestación y la violencia contra los derechos de los pueblos indígenas pueden tener sobre nuestros clientes y compañías en que invertimos, por potencialmente elevar los riesgos de reputación, operacional y regulador", adviertieron los inversores tiempo atrás. 

Para Eric Pedersen, jefe de inversiones de Nordea el banco no estaba recibiendo "la respuesta que esperábamos en muchos temas"

En los hechos, el fondo ya venía reduciendo su participación en la cartera de JBS y que su retiro se aplica a todos los productos del grupo y no solo a los de responsabilidad ambiental, social y de gobernanz (ESG). 

Entre 2018 y 2019, JBS compró 6.000 bovinos procedentes una hacienda de ganado criado en ocupaciones ilegales situadas en el interior de parques naturales del mayor bosque tropical del planeta , según una investigación de Greenpeace y la ong brasileña Reporter Brasil. 

El informe de Greenpeace, de junio pasado, analiza el caso específico del parque natural Serra Ricardo Franco, localizado en el estado de Mato Grosso (centro-oeste), fronterizo con Bolivia.

A raíz de este reporte, un grupo de 29 billonarios fondos de inversiones (Nordea, entre ellos) había alertado al Gobierno brasileño sobre el aumento de la deforestación en la Amazonía y había adelantado que podían revisar sus inversiones en el país en caso de que no adopten medidas para detener la devastación. 

- La respuesta de JBS

En su reporte de sostenibilidad 2019 la empresa dedica un apartado al Amazonas. Alli se lle que JBS se compromete a "combatir, desalentar y eliminar la deforestación de su cadena de suministro en la Amazonía. Que ha sido una pionera en iniciativas de desarrollo sostenible en la región y que las actividades de la Compañía se basan en una Política de Adquisición Responsable de Materias Primas, que establece criterios sociales y ambientales para seleccionar proveedores de ganado.

Allí informa que en los últimos 10 años,  ha realizado importantes inversiones para hacer viable "uno de los sistemas de monitoreo de proveedores privados más grandes del mundo", que  utiliza imágenes de satélite y datos georreferenciados en granjas de proveedores, el sistema monitorea un área de 450,000 km² (45 millones de hectáreas) ubicada en la Amazonía Legal, igual al tamaño de Alemania.

La Compañía  reporta evalúar diariamente 50,000 granjas para evitar comprar animales de propiedades involucradas con la deforestación de bosques antiguos, la invasión de tierras indígenas y áreas de preservación ambiental o áreas listadas bajo embargo por el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Ibama).

Durante este período, alrededor de 9,000 granjas de proveedores de ganado han sido bloqueadas por el sistema de monitoreo por no cumplir con los requisitos sociales y ambientales.

 

Añadir nuevo comentario