Packaging Sustentable

Con el apoyo de

Sobre este contenido

Incentivos para que los consumidores se sumen al reciclaje del packaging

22.11.2019 | Packaging Sustentable

Según estimaciones del BID, la región de Latinoamérica y el Caribe produce más de 400 millones de toneladas de plástico cada año y 36% de éstas son plástico de un solo uso. A pesar del gran desafío que ello implica, recientes estudios de opinión pública reflejan que en la región no hay una clara conciencia de la problemática, lo que indicaría que crear sistemas de incentivos que estimulen la demanda por parte de un consumidor que sea parte de la solución es una posibilidad que tanto desde los Estados como desde el sector privado se debería tomar en consideración. En el siguiente informe, presentamos diferentes casos que se han puesto en práctica para trabajar en este sentido y que pueden servir como ideas a replicar.


La Conveniencia es la clave absoluta, si no logramos que sea conveniente será muy difícil que logremos que la gente haga un cambio”. La frase pertenece a Hege Sæbjørnsen, gerente de sustentabilidad de Ikea, al ser entrevistada para el informe “The New Sustainability: regeneration” elaborado por Walter Thompson en el cual se analiza la percepción de los consumidores de 4 grandes mercados y su relación con la sustentabilidad. El concepto expresa claramente la importancia que tiene que tanto desde las compañías como desde el Estado se piensen soluciones que lleven a los consumidores a formar parte, desde su rol, del ecosistema de la sustentabilidad.

Desde la mirada del ciudadano común, dos estudios recientes hacen un llamado de atención sobre la poca conciencia que hay al respecto. Por ejemplo, una encuesta de Ipsos elaborada en 25 países, afirma que lidiar con los desechos que generamos es el tercer problema más importante para el medio ambiente (34%), después del cambio climático (37%) y la contaminación del aire (35%). Al hacer foco en los países de latinoamérica, se observa que el tema de los desechos es un tema de consideración para los consumidores en la siguiente medida: Brasil (35%), Perú (34%), Argentina (31%), Chile (26%), México (22%), Colombia (21%).

La encuesta también hace un análisis de las opiniones sobre el exceso de packaging de los bienes de consumo. A nivel global revela que sólo el 15% de los encuestados lo ve como un tema de preocupación ambiental. Mientras que en latinoamérica los números muestran una preocupación menor: Brasil (15%), Chile (6%), México (6%), Perú (5%), Argentina (4%), Colombia (3%).

Otros datos que van en la misma línea los aporta una encuesta de Kantar, elaborada en colaboración con Europanel y GfK, donde han consultado a más de 65.000 personas en 24 países. El trabajo revela que en latinoamérica sólo el 4% considera a los desechos plásticos como una preocupación ambiental. Chile es la excepción en la región y el país con los consumidores más comprometidos con el medioambiente en el mundo, con el 37% de los encuestados que están activamente tratando de hacer un cambio.

La encuesta de Kantar también elaboró una segmentación de los consumidores según el grado de importancia que le dan a los temas ambientales. Los resultados muestran en la región sólo el 12% se considera a sí mismos como “activos ecológicos”, el 4% como “creyentes ecológicos”, el 22% como “consideradores ecológicos”, mientras que el 62% de los encuestados se percibe a sí mismo como “desechadores ecológicos”.

Para revertir estos datos una posible solución es la mencionada por Sæbjørnsen: “hacer que la sustentabilidad sea conveniente”. Y una forma de lograrlo es brindar incentivos para que los consumidores contribuyan ayudando a reciclar el packaging de los productos que consumen.


Las iniciativas de Coca-Cola, PepsiCo y Corona

En 2019 Coca-Cola presentó en China la máquina expendedora VenCycling, la cual utiliza tecnologías de última generación como la inteligencia artificial, el reconocimiento facial y un sistema interactivo de voz, con el objetivo de ofrecer incentivos para que los consumidores reciclen latas o botellas de plástico y que a cambio, reciban créditos que pueden usarse para obtener más bebidas o productos fabricados con plástico reciclado.

En declaraciones publicadas por Journey, Shell Huang, vicepresidente de Investigación y Desarrollo de Coca-Cola en Asia Pacífico destacó la importancia de la nueva máquina en lo que hace a cambiar los hábitos de los consumidores:  “Contemplamos un sistema que permita que las máquinas expendedoras también recolecten envases usados. Creemos que esta innovación ayudará a mejorar la conciencia medioambiental y a promover el hábito del reciclaje".

Otro caso innovador de la empresa fue la asociación de Coca-Cola Reino Unido y Coca-Cola European Partners con Merlín Entertainments, cuya prueba piloto fue lanzada en 2018, para ofrecer descuentos en las atracciones más conocidas del Reino Unido a cambio de botellas de plástico vacías. Se trata de una asociación diseñada para incentivar y fomentar el reciclaje sobre la marcha con máquinas expendedoras inversas especialmente creadas para este fin. Las máquinas entregan un 50% de descuento en la entrada a algunas de las atracciones más populares del Reino Unido a cambio de botellas de plástico usadas. La prueba es la primera en el país en ofrecer a las personas una recompensa más valiosa que el precio original de compra de la botella de plástico que reciclan, ya que el descuento del 50 por ciento equivale a un ahorro de alrededor de £ 27 al comprar un pase diario.

Leendert den Hollander, vicepresidente y gerente general de Coca-Cola European Partners, dijo: "Queremos recompensar a las personas por hacer lo correcto al reciclar sus botellas y esperamos alentar a algunas personas que de otro modo no lo hubieran hecho. Todas nuestras botellas se pueden reciclar y queremos recuperar la mayor cantidad posible de ellas para que puedan convertirse en botellas nuevas y no terminen como basura”.

Dado el éxito de la prueba piloto, en 2019 el proyecto se ha extendido a más atracciones en respuesta a los comentarios positivos y la demanda de los consumidores: desde el 8 de julio de 2019, las 23 máquinas están disponibles en las principales atracciones de Merlin en el Reino Unido, incluidos Alton Towers Resort, Thorpe Park Resort, Chessington World of Adventures Resort y LEGOLAND Windsor Resort. Además, la máquina expendedora inversa también ha lanzado nuevos sitios adicionales, incluidos SEA LIFE Blackpool, SEA LIFE London y Warwick Castle Resort.

Las innovaciones de la empresa también se pueden ver en latinoamérica. En Perú, Coca-Cola se ha aliado con la cadena de Supermercados Wong para instalar las máquinas EcoBox, que premian por reciclar. El plástico PET recolectado por las EcoBox será destinado a la producción de nuevas botellas, como las botellas de agua San Luis de 625 ml, que ya están hechas 100% de otras botellas, o el resto de botellas del portafolio de Coca-Cola Perú que cuenta con 25% de material reciclado en su fabricación. Por otro lado, el vidrio y las latas también serán recicladas, asegurando que tengan una segunda vida.

Todos los residuos recolectados provienen de tres EcoBox, dos de ellas, instaladas en los supermercados Wong del Óvalo Gutiérrez y de Chacarilla que fueron inauguradas por Coca-Cola Perú, en alianza con Arca Continental Lindley y con Supermercados Wong. La tercera máquina es itinerante y ha sido colocada en diversos eventos como Perú Sostenible organizado por Perú 2021 o el Festival de Cine de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Todo esto, con el objetivo de sensibilizar y promover el hábito del reciclaje en las personas.

Por su parte Corona, con motivo de la semana del Día Mundial de los Océanos en 2019, ha decidido aceptar plástico interceptado en ciudades y en la costa como forma de pago por cerveza renunciando a sus ventas para proteger el medioambiente. Cientos de lugares de todo el mundo participan en la iniciativa, que incluye máquinas de reciclaje en los principales minoristas y bares populares de Brasil, Colombia, España, Italia y México. Corona y Parley for the Oceans, que trabajan juntos desde 2017, no solo aseguran que el plástico recibido se recicla y se le da una segunda vida, sino que también aprovechan la oportunidad para incentivar a los participantes a evitar el uso de plástico a través de mensajes educativos in situ. El listado de los lugares participantes se pueden encontrar en protectparadise.com/paywithplastic.

A través del programa “Pay With Plastic”, Corona y Parley se comprometen a limpiar un metro cuadrado de playa local por cada envase de edición limitada comprado. En total, nueve países lanzaron el empaque de edición limitada entre junio y agosto, entre ellos: Brasil, Canadá, España, Italia, México y Reino Unido. Los consumidores se pudieron sumar a las tareas de limpieza a través del sitio web de la asociación protectparadise.com. Corona y Parley ya han trabajado con 25 000 voluntarios para completar 537 limpiezas en más de 23 países, y han limpiado más de 3 millones de metros cuadrados de playa en el proceso. La ambición del verano pasado fue limpiar otros 2 millones de metros cuadrados.

Con respecto a PepsiCo, a principios de 2019 la compañía anunció una alianza con la iniciativa Ecoins, la cual se fundó en Costa Rica, con el objetivo de incrementar la recolección de materiales PET. El programa permite a los consumidores intercambiar sus materiales plásticos por una moneda virtual, la cual pueden usar para obtener descuentos en una variedad de productos y servicios.

Para unirse al programa y comenzar a obtener descuentos, los participantes primero crean un perfil virtual donde pueden usar su dirección de correo electrónico para almacenar ecoins como una cuenta virtual. Luego, los participantes pueden llevar materiales limpios, secos y separados a los centros de recolección donde recibirán ecoins a cambio de los artículos.

A través de esta asociación, PepsiCo apoyará la expansión de la plataforma ecoins en 10 países de Latinoamérica durante los próximos dos años, específicamente en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México, Panamá, Perú, Guatemala y Jamaica. En 2019, PepsiCo estima que ecoins tendrá 300,000 cuentas y generará conciencia sobre el reciclaje en casi un millón de personas a través de campañas estratégicas en redes sociales, abarcando siete países.

"Ecoins se creó en Costa Rica y se lanzó en 2018 como respuesta a la creciente demanda de consumidores conscientes, para tener un papel activo en la solución de problemas ambientales en países que carecen de un sistema adecuado de separación, recolección y recuperación de desechos. Ecoins integra conceptos muy familiares en nuestro sistema de consumo, tales como descuentos, lealtad, mercadotecnia digital, ludificación, pero desde una nueva perspectiva: la de la economía circular. La experiencia que ofrece ecoins es la de facilitarle al consumidor el aprendizaje del proceso de separación de materiales valiosos, a la vez que aumenta el volumen y la rentabilidad de los centros de recolección”, dijo Karla Chaves, directora del programa.

 
Ciudades que permiten pagar el transporte público con botellas de plástico

De manera incipiente, algunas ciudades han comenzado a pensar soluciones creativas para abordar los problemas de la falta de participación de los ciudadanos en materia de reciclaje otorgando estímulos económicos para utilizar como forma de pago en el transporte público.

Recientemente, la Autoridad de Transporte de Roma (ATAC) ha lanzado la campaña "Ricicli + Viaggi" (Reciclar + Viajar), para la recolección y reciclaje de botellas de plástico. A través de la iniciativa, los pasajeros pueden cambiar botellas de plásticos por crédito para viajar en el metro de Roma. La prueba piloto se realizará en tres estaciones de metro, por un tiempo de 12 meses. Por cada botella depositada el usuario acumulará puntos para canjear por viajes.

El sistema cuenta con maquinas compactadoras, para que los usuarios depositen botellas de plástico PET de 0,5 litros y hasta 2 litros. Por cada depósito el usuario recibirá un crédito de 5 centavos de euro en su cuenta. Cada 30 botellas depositadas el usuario obtendrá el crédito necesario para realizar un viaje gratis.

En latinoamérica un caso destacado es el del Metro de Medellín. En 2017 comenzó con la prueba piloto del proyecto Recarga verde, que busca fomentar el reciclaje y el cuidado del medio ambiente mediante el uso de una máquina que permite recargar la tarjeta Cívica a cambio de botellas de PET, vidrio o latas. Este proyecto fue desarrollado por la empresa local Ciclo, conformada por jóvenes emprendedores de la ciudad, en apoyo con el Metro. La máquina recibe el recipiente e identifica si se trata de PET, vidrio o lata y el peso del envase y brinda la opción de recargar la tarjeta Cívica o donar el dinero para proyectos destinados al medio ambiente. En caso de que el usuario opte por la recarga, esta se hace efectiva de manera inmediata. Dado el éxito que ha tenido, se ha continuado ampliando la prueba con más máquinas en más estaciones del metro.

En 2018 ciudades de Indonesia y Turquía avanzaron también con la implementación de este tipo de iniciativas. Tal es el caso de Suravaya (Indonesia), donde en abril 2018 se  habilitó la posibilidad para los pasajeros de pagar los tickets del autobús con botellas en las estaciones o directamente pagando con envases vacíos. Según datos publicados por Reuters, un autobús puede recolectar hasta 250 kg (550 lb) de botellas de plástico al día, o aproximadamente 7.5 toneladas en un mes.

Algo similar ocurrió en septiembre 2018 en la ciudad de Estambul, donde se puso en marcha del programa Smart Mobile Waste Transfer Centers, mediante el cual las máquinas que reciben los residuos otorgan créditos para utilizar en el transporte. Los equipos tienen como característica distintiva el contar con una tecnología que les permite identificar el valor del material depositado y a partir de ahí otorgar la bonificación a ser utilizada en el transporte público. Para tener una referencia: 28 latas equivalen a un viaje gratuito desde las periferias hasta el centro de la ciudad.

Más lejos en el tiempo se pueden encontrar los casos de Sydney y Beijín. La ciudad australiana hace varios años ha lanzado el proyecto Envirobank, el cual cuenta con más de 500 máquinas expendedoras de logística inversa que otorgan créditos para usar en el transporte público a las personas por reciclar botellas y latas de plástico vacías.

Mientras que en el caso de Beijín las primeras máquinas se comenzaron a instalar en 2012 y permiten cambiar plástico y aluminio por boletos para el transporte público. Los créditos que se le otorgan a la gente que decida reciclar se pueden destinar para el pago del transporte público o para adquirir minutos a utilizar en los celulares.


Otros casos de esquemas de devolución con incentivos para el consumidor

En América Latina se han dado algunas novedades en los últimos tiempos que generan expectativa sobre este tipo de proyectos. Tal es el caso de Mall Arauco Maipú (Chile), el cual recientemente inauguró un punto limpio que premia a quienes decidan reciclar depositando en las máquinas de EcoVen materiales como papel, cartón, plástico latas de bebida y vidrio. El sistema funciona a través de una aplicación móvil que otorga beneficios que se escanean por medio de un código QR y otorga puntos que pueden ser canjeados por productos o servicios.

Además, quienes reciclen en el punto limpio y descarguen de forma gratuita la aplicación EcoVen, pueden registrar su “Huella Verde”, indicador que les permite medir y hacer seguimiento a la cantidad de productos que reciclan, compararse con otros usuarios, ser parte de un ranking para optar a premios y al mismo tiempo, acceder a diferentes beneficios a cambio de sus materiales. Dentro de ellos, los “Ecosocios” tienen la opción de recargar su tarjeta Bip, donar dinero a fundaciones, canjear exclusivos descuentos en peluquerías, veterinarias, entre muchos otros.

Las máquinas de EcoVen  también desembarcaron este año en Perú, en los centros comerciales Real Plaza Primavera, Real Plaza Salaverry y Real plaza Centro Cívico. Se enmarca dentro de la campaña “Cuidemos el lugar donde somos felices”, la cual busca involucrar a las 16 millones de personas que visitan mensualmente los 20 centros comerciales de la cadena peruana y concientizarlos sobre la importancia de cuidar el planeta, contribuyendo al mismo tiempo con las familias afectadas durante la época de frío ya que además tiene un componente de consumo solidario al donar todo el material que se recolecta a la asociación Ayudando Abrigando, quienes se encargan de transformar botellas de plástico en frazadas para llevar abrigo a diferentes zonas de Perú.

Otro caso destacado lo podemos encontrar en España. En 2018 la empresa automotriz Hyundai lanzó el Ecoparking, el primer dispositivo que permite pagar las horas de estacionamiento reciclando. La misma es una acción de concienciación sobre el problema del plástico en las playas y océanos.

El año pasado este servicio estuvo presente en Sanxenxo. A través de esta iniciativa se animó a la gente a reciclar, evitando así que los envases acabasen tirados en la arena y haciéndoles conscientes de la importancia de cuidar del medio ambiente. Para esta acción se crearon unos dispositivos específicos que permitían cambiar envases de plástico por horas de estacionamiento gratis. Según Hyundai, un parking como este, supone en un año la recogida de botellas generadas por 25 personas al año.

Dado el éxito que tuvo el proyecto, en 2019 repitieron la propuesta en Sanxenxo, y se sumaron como destinos Cambrils y Torremolinos, y  las playas de Salinas, Alicante y Puerto de Santa María.

Por el lado del Reino Unido, en 2019 Escocia estableció un esquema de recuperación de botellas para promover el reciclaje. Se trata del Plan de devolución de depósitos definido por el Gobierno de Escocia, donde los compradores pagarán un depósito de 20 peniques ($ 0.24) al comprar bebidas embotelladas. Luego de su uso, los consumidores podrán recuperar su dinero cuando devuelvan el envase vacío para reciclarlo.

El esquema contempla todas las bebidas envasadas en botellas de plástico PET, latas de acero y aluminio y botellas de vidrio de más de 50 mililitros y de hasta 3 litros.

En Escocia se utilizan 694 millones de botellas de plástico por año, y según lo publicado por la organización Zero Waste Scotland, el esquema logrará una reducción del 90% de los envases que terminan en el relleno. Esto significaría casi 31000 botellas de plástico menos cada día y más de 11 millones cada año.

Jill Farrell, directora de operaciones de Zero Waste Scotland expresó: “El Plan de devolución de depósitos de Escocia hará que la gente piense dos veces antes de tirar sus botellas vacías” y agregó: “Con una enorme red de lugares para devolver sus botellas y latas, será tan fácil devolver una bebida como comprar una en primer lugar".

Por último, este año el torneo de Wimbledon introdujo una novedad: la primera máquina expendedora inversa para reciclar botellas de plástico.  Desde la empresa fabricante TOMRA argumentan que la idea se basó en crear “un nuevo espacio de demostración de sustentabilidad dentro del icónico evento deportivo”.


 
La máquina recibió botellas de plástico, y para ayudar a reciclar y reducir la basura en todo el sitio, también aceptó botellas no compradas dentro del predio del torneo. Además, desempeñó un papel clave en el seguimiento de la cantidad de botellas recolectadas para el reciclaje en circuito cerrado en las competencias, y los datos de la máquina fueron utilizados por la organización benéfica ambiental Recoup para informar sobre el reciclaje en el torneo.


La clave: generar un cambio de hábitos

Desde el BID plantean que la forma en la que consumidores, negocios y gobiernos reducen o eliminan el plástico que se usa una sola vez y los desechos plásticos es un asunto crítico de desarrollo. En este sentido, Juliano Seabra, jefe de la División de Innovación y Creatividad del Banco Interamericano de Desarrollo, sostiene que “el plástico está en todos lados. Flota en nuestros océanos y se apila como montañas. La cantidad de microplásticos que ingerimos equivale a comerse una tarjeta de crédito por semana. El plástico es una emergencia mundial y nos enfrentamos a uno de los desafíos de mayor envergadura de nuestra era: cómo ayudar a los países y a las comunidades a dar una respuesta radical a esta realidad”.

Para Peter Kershaw, el autor de un informe sobre alternativas al plástico, publicado recientemente por ONU Medio Ambiente, no se trata solo de imponer prohibiciones a las bolsas de plástico. “Se trata de encontrar la manera de motivar a las personas y los pequeños empresarios a través de subsidios para que desarrollen ideas innovadoras que puedan ser compartidas en otras partes del mundo”, dice.

En la misma línea se expresa Leo Heileman, representante regional del PNUMA, quien plantea que “los gobiernos se están dando cuenta que es un problema grave y los países están actuando en términos de control y reciclaje, de leyes y prohibición ,de acción cívica y educación ambiental en las escuelas , entonces sí hay esperanza, pero el problema está creciendo y tenemos que actuar con urgencia, no solamente gobiernos, pero toda la sociedad, las industrias, los comerciantes, porque estamos acostumbrados a una vida con plásticos y es muy difícil hacer este divorcio. Tenemos que divorciarnos de la dependencia del plástico que tenemos y cambiar nuestra forma de consumo, para hacerlo más ambientalmente amigable”.

Añadir nuevo comentario