Packaging Sustentable

Con el apoyo de

Sobre este contenido

La sustentabilidad en la góndola más allá de los envases

06.05.2019 | Packaging Sustentable

En los últimos años han ido proliferando diferentes regulaciones alrededor del mundo con el objetivo de lograr que el sector del retail elimine la entrega de bolsas plásticas a sus clientes. Sin embargo, la demanda comienza a ser más exigente y está poniendo la lupa sobre los mismos productos que se muestran en las góndolas, al margen de cómo decide cada uno transportarlo a sus hogares. Presentamos un resumen con las principales iniciativas que están poniendo en práctica diferentes empresas del rubro para abordar el desafío del packaging, y cómo aborda América Latina la legislación de las bolsas de plástico.


América Latina busca eliminar las bolsas de plástico por medio de la legislación

Para ONU Medioambiente “Uno de los grandes desafíos para las autoridades de América Latina es la falta de una industria fuerte de reciclaje”. Un reciente informe del organismo afirma que un tercio de todos los residuos generados en las ciudades de la región terminan en vertederos abiertos o en el medio ambiente; y otro estudio revela que alrededor de 145.000 toneladas de desechos se eliminan de manera inadecuada todos los días y solo 10% se reutiliza a través del reciclaje u otras técnicas de recuperación.

Ante esta problemática, diferentes Estados Nacionales han comenzado a prestar atención a un hábito de consumo muy arraigado que genera grandes cantidades de residuos que se podrían evitar: las bolsas plásticas que se entregan en los supermercados, las cuales suelen tener una vida útil de un solo uso y un gran potencial de contaminación. Entre las medidas de alcance nacional que se han implementado hasta la fecha se destacan las siguientes:

En enero del 2016 Antigua y Barbuda se convirtió en el primer país de la región en prohibir la importación, fabricación y comercialización de bolsas de plástico para la compra, mientras que en julio de ese mismo año prohibió su distribución en los puntos de venta.

Colombia siguió la tendencia, y el 28 de abril del 2016 aprobó la resolución 0668 que "rige el uso racional de las bolsas de plástico" mediante la cual el gobierno prohibió a las que posean menos de 30x30 cm y que sean de un solo uso. Además, en julio del 2017 el gobierno les aplicó un impuesto para desalentar su consumo y el objetivo es que el mismo vaya en aumento a un ritmo de 50% anual.

En el caso de Panamá, a partir del 19 de enero de 2018, los supermercados, farmacias y minoristas tienen 18 meses para dejar de usar bolsas de plástico, y los almacenes y mayoristas por su parte cuentan un período de 24 meses para hacerlo. La ley prohíbe el uso de bolsas de polietileno en supermercados, tiendas de autoservicio, almacenes o tiendas en general para transportar productos o mercancías.

En agosto 2018, Chile promulgó la Ley que prohíbe la entrega de bolsas plásticas en el retail y las grandes tiendas, medida que entró en vigencia plena el 3 de febrero de 2019 y que tendrá un plazo de transición para las pequeñas y medianas empresas hasta agosto del 2020. La normativa implica multas que en caso de incumplimiento recaerán en los comercios, no en los clientes, y su fiscalización estará a cargo de los municipios. Además, Chile acaba de firmar recientemente el primer Pacto por los Plásticos de América Latina, a la cual se han sumado ocho empresas líderes que buscan establecer metas concretas para reducir su uso, favoreciendo la innovación, reutilización y reciclaje.

El 19 de diciembre de 2018 Perú promulgó la Ley Nº 30884 que regula el plástico de un solo uso y los envases descartables a nivel nacional. La medida promueve la reducción progresiva de bolsas de base polimérica, indicando que los supermercados, comercios en general u otros establecimientos similares, así como sus contratistas o prestadores de servicios, dentro del plazo de 36 meses, deben reemplazar progresivamente la entrega de bolsas plásticas no reutilizables, por bolsas reutilizables u otras cuya degradación no generen contaminación por microplástico o sustancias peligrosas y que aseguren su valorización. Además, los establecimientos podrán cobrar, por cada bolsa que entregan debiendo informarse en forma explícita al consumidor.

En el caso de Uruguay, el 7 de enero de 2019 se aprobó el Decreto 3/2019 que reglamenta el uso sustentable de las bolsas plásticas, quedando prohibidas aquellas de un solo uso que no estén certificadas ni tengan constancia de cumplimiento. Gracias a la reglamentación, desde el 1° de marzo de 2019 solo podrán fabricarse o importarse las bolsas permitidas según la ley, que entre sus condiciones está la de ser biodegradables o compostables. Y el 30 de junio es la fecha límite luego de la cual sólo podrán distribuirse, venderse o entregarse estas bolsas que autoriza la ley (Ley 19.655).

Como contrapartida, la región se encuentra ante el desafío de que sus principales economías, Brasil, México y Argentina, no han introducido la prohibición de las bolsas de plástico a nivel nacional. Si hay medidas de alcance local que aplican en ciudades como San Pablo, Ciudad de México, y Ciudad de Buenos Aires.


Europa: el retail fomenta la innovación en el packaging de los productos

En general, las acciones que se han puesto en marcha por parte de las empresas del sector retail tienen el objetivo de reducir la cantidad de residuos plásticos, ya que impactan en gran medida en nuestro planeta”, explica el profesor Lluís Martínez-Ribes, experto en marketing y retail y miembro del “Expert Group on Retail Sector Innovation” de la Comisión de la Unión Europea. “Si bien la iniciativa más extendida en este sentido es la de cobrar las bolsas de plástico en los comercios, algunas empresas han percibido que esta normativa para la reducción del consumo de bolsas de plástico es insuficiente, y han implementado algunas iniciativas que van más allá de eso, como evitar tales bolsas de plástico en las cajas”, agrega Martínez-Ribes.

Los supermercados han sido pioneros en acciones medioambientales como la eliminación de bolsas de un solo uso o la utilización de sistemas de pool de envases. Esto nos ha permitido situarnos en una buena posición de partida para implementar las medidas que demanda la economía circular, con la que estamos plenamente comprometidos”, asegura Ignacio García Magarzo, director general de la Asociación Española de Supermercados.

Entre las empresas que dieron un paso más y comenzaron a implementar medidas innovadoras se encuentra el caso de Carrefour España, que desde 2019 permite que los clientes usen sus propios recipientes para disminuir el consumo de embalajes de plástico para de esta manera fomentar el uso de envases reutilizables.

La dinámica consiste en que los consumidores puedan emplear sus bolsas y recipientes en las secciones de carnicería, charcutería, pescadería y frutería. Los productos son allí pesados y luego se envuelven en papel, se etiquetan y se sirven en el envase del cliente. En caso de las frutas y verduras a granel, el cliente puede utilizar su propia bolsa o malla transparente. Con respecto a los envases, deben ser transparentes con tapa y pueden ser tanto de cristal como de plástico.

Entre otras medidas, también lanzaron la primera bandeja reciclable y biodegradable para productos de pescadería y ha reducido la cantidad de “gramaje” que se emplea en los envases de los platos preparados, de las bolsas de la frutería, de los sobres de productos de charcutería o en el tapón de algunas botellas de agua.

En España, también la cadena Mercadona, ha avanzado en esta línea: primero, eliminado los microplásticos de todos sus productos de cosmética, y los artículos de limpieza de su sección ECO, como los recogedores, que se fabrican exclusivamente con plástico reciclado de la agricultura. Además, ha decidido introducir la bolsa reutilizable para fruta y verdura, fomentando la reutilización y dando la posibilidad de comprar a granel en esta sección. Además, está revisando todos los envases de sus lineales para ver qué pueden eliminar, reducir, o sustituir.  Por último, busca eliminar las bolsas de plástico de un solo uso en 2019. Para ello, ofrece tres tipos de posibilidades para realizar la compra: la bolsa de papel, la bolsa de plástico reciclado en un 50-70% y la cesta de rafia.

El capítulo español presenta otro aspecto destacado y es que Greenpeace ha realizado un estudio reciente donde se califican los compromisos que los supermercados están haciendo en su lucha contra el plástico. La evaluación, realizada durante 2018, analizó diez compromisos concretos, como la existencia de un plan para eliminar plásticos de un solo uso; fomentar los envases reutilizables; la venta de fruta y verdura a granel o la eliminación de bolsas de un solo uso. Cada aspecto fue puntuado, y cada supermercado obtuvo una nota final en base a sus impactos.

Entre los principales resultados, se destacan de manera positiva el compromiso de Eroski de reducir en al menos un 20% las toneladas de plásticos de un solo uso que utilizan actualmente para 2025; la priorización de una reducción real en todos sus envases y otros plásticos de un solo uso por parte de ALDI y DIA. Al igual que el objetivo de Eroski y Mercadona de introducir la bolsa reutilizable en sección para poder adquirir fruta y verdura a granel.

Mientras que, las peores puntuaciones fueron para Alcampo y El Corte Inglés, teniendo en cuenta su bajo nivel en el fomento de la venta a granel, la eliminación de las bolsas de un solo uso y la transparencia en la información.

Según Greenpeace, a nivel general, la mayoría de los supermercados en España están trabajando en la reducción del tamaño de los envases o implementar aquellos que son compostables o biodegradables, aunque siguen siendo de un solo uso y con potencial de terminar en el ambiente.

Retomando el caso Carrefour, en mayo de 2018 la compañía se convirtió en el primer minorista francés en comprometerse con “envases 100% reciclables, reutilizables o compostables” para las propias marcas del Grupo para el año 2025. Entre los destacados de su gestión, Carrefour apoya la creación de un Pacto Nacional para los plásticos para lograr una economía de embalaje 100% circular en Francia, planea eliminar los envases no reciclables de frutas y verduras orgánicas y dejar de vender pajitas de plástico y reemplazar gradualmente las pajitas de plástico en las cajas de jugo, y se compromete a utilizar envases reciclables para todos sus productos, a partir de los orgánicos marca Carrefour, desde 2020. En este sentido, las bandejas de poliestireno utilizadas en los departamentos de Carne, Pescado y Queso se reemplazarán por envases reciclables. Además, Carrefour se compromete a utilizar materiales reciclados. Desde 2022, el Grupo utilizará un 50% de plásticos reciclados para sus botellas de jugos y refrescos y un 50% para sus botellas de agua.

Por su parte, la empresa británica Asda informó en marzo de 2019 que ha retirado unas 6.500 toneladas de envases de plástico de su marca propia en el último año tal como lo habían anunciado. A través de la innovación y el rediseño de productos, Asda ha reducido el plástico en casi 1000 líneas de productos individuales, desde frutas y verduras frescas a productos electrónicos y artículos para el hogar, eliminando el peso equivalente de 600 millones de botellas de plástico vacías.

Además, Asda ha tomado medidas para hacer que su empaque sea más reciclable, incluido el cambio de todas las bandejas de productos frescos de plástico negro a transparente, a medida que avanza para hacer que todos sus empaques sean 100% reciclables para 2025.

Una novedad importante ha sido la introducción de un nuevo principio de plástico integrado en toda la empresa, que garantizará que todos los nuevos diseños de empaques eviten el uso de plásticos innecesarios sin afectar el desperdicio de alimentos o la vida útil. Donde no hay una alternativa viable actual al plástico, Asda se ha comprometido a utilizar los materiales más reciclables hechos de contenido reciclado siempre que sea posible.


Estados Unidos: el retail intenta fijar metas de reducción de packaging junto a proveedores

A principios de 2019 Walmart anunció en Estados Unidos uno de los compromisos más importantes en el sector: la compañía presentó un conjunto de metas de reducción de residuos plásticos al aprovechar su programa masivo de marcas privadas. Al mismo tiempo, planteó que alentará a los proveedores de la marca nacional a establecer objetivos similares de empaque, multiplicando así el impacto a su cadena de valor.

A través de su compromiso, Walmart anunció que trabajará con sus proveedores de marcas privadas de Estados Unidos, en los siguientes puntos: lograr un embalaje 100% reciclable, reutilizable o compostable industrialmente para su marca privada para el 2025; Etiquetar el 100 % de los envases de alimentos y consumibles de marca privada con la etiqueta How2Recycle (un sistema estandarizado para reciclar) para 2022; trabajar con los proveedores para eliminar el PVC en el empaque para 2020; y reducir los envases de plástico de marca privada cuando sea posible.

Para lograrlo, la compañía está ofreciendo alternativas de bajo costo y alta calidad para productos de plástico de un solo uso como pajitas, cubiertos y mesas desechables. También está mejorando el acceso a contenedores de reciclaje en las tiendas para los clientes. Con respecto a los proveedores está promoviendo el uso de la etiqueta How2Recycle para que la incluyan en los productos.

Al igual que Walmart, ALDI U.S. apunta a que todos sus envases consumibles exclusivos incluyan la etiqueta How2Recycle para 2020. Estas acciones, se enmarca en el objetivo de lograr que el 100 % de sus envases de plástico, serán reutilizables, reciclables o compostables para 2025.  Anteriormente la compañía nunca ha ofrecido bolsas de plástico de un solo uso, y según estimaciones de la compañía, esta decisión empresarial ha ayudado a mantener aproximadamente 15 mil millones de bolsas de plástico de un solo uso fuera de los vertederos y océanos. Por último, reducirá en al menos un 15 % el material de embalaje de todos los productos exclusivos de ALDI.

Por último, la cadena estadounidense Traders Joe’s también está trabajando son sus proveedores y socios para modificar los envases actuales por biodegradables o reciclables. Actualmente ya han reemplazado las bolsas de plástico con bolsas biodegrables y compostables, para las frutas y verduras. Mientras que las bandejas de espuma de poliestireno de la sección de carne fueran cambiadas por bandejas PET reciclables. Lograron eliminar los paquetes de espuma de poliestireno y reemplazarlos con bandejas compostables de base biológica. Identificaron diferentes sustancias para eliminar en los empaques como Bisfenol A (BPA) y Bisfenol S (BPS); Sustancias per y polifluoroalquílicas (PFAS); Poliestireno (PS); Estireno y Los ftalatos. Toda la información sobre materiales de embalaje y las oportunidades de eliminación es brindada a los clientes para que tomen mejores decisiones.


Fotografía: Pixabay

Añadir nuevo comentario